5 Recomendaciones Holísticas para el confinamiento por coronavirus

Luis RoderoCuerpo y Salud, Formación, Noticias, Sistema TGC de Autogestión del BienestarLeave a Comment

Ya tenemos muy claras las recomendaciones sanitarias para evitar el contagio y la propagación del virus que ha paralizado a la mayoría de la población de nuestro planeta. Estas medidas son realmente eficaces y esenciales para el día a día, no sólo por amenazas como el famoso Coronavirus. Será de gran ayuda para nuestro futuro que incorporemos a nuestros hábitos diarios cosas tan básicas como lavarnos las manos, no salir de casa cuando nos sintamos enfermos, tener cuidado al toser o estornudar… Quizás de esta forma tan drástica podamos ser más conscientes de las mil y una formas que tenemos de propagar nuestros patógenos y parásitos, y así las evitemos de aquí en adelante.

Aparte de las recomendaciones sanitarias, desde Te Gusta Cuidarte queremos hacer otro tipo de recomendaciones, lo que hemos llamado Recomendaciones Holísticas para el Coronavirus, para poder seguir con nuestro objetivo de alcanzar el bienestar y la salud en el sentido más amplio en nuestras vidas. Aquí las enumeramos:

  1. Demuestra tu agradecimiento.
  2. Refuerza tu relación personal
  3. Aprovecha tu tiempo de forma eficaz.
  4. Establece metas
  5. Muéstrale al mundo tu misión

Demuestra tu agradecimiento

En situaciones en las que reina el miedo y las malas noticias, es fácil olvidarse de todo aquello por lo que dar gracias. No hay mejor forma de luchar contra esos sentimientos negativos que siendo agradecidos. Puedes hacer este ejercicio:

Cada noche antes de irte a dormir, apunta en una hoja todo lo que se te ocurra por lo que debes dar gracias. Por ejemplo: estar vivos, sanos, tener un techo que nos guarda, la comida, la familia, tener tiempo para disfrutar estas cosas… Si no te «sale», porque has tenido un día malo, da gracias por cosas más simples en las que habitualmente no pensamos, como por ejemplo en todo lo que hemos podido hacer en nuestra vida, dar gracias incluso a nuestros propios órganos que nos mantienen vivos…

Puedes apuntarlo en una libreta, que puedas consultar cuando necesites un impulso extra, a modo de diario, o también puedes anotarlo en hojas sueltas e ir depositándolas en un jarrón, para ver cómo va creciendo tu agradecimiento y llenando el recipiente.

El simple hecho de ser agradecidos ha demostrado ser una manera eficaz de reducir el estrés, aumentar tu capacidad de enfrentarte a circunstancias adversas, tener más energía y mejorar tu sueño. ¡Y es gratis!

Refuerza tu relación personal

A menudo, estamos tan inmersos en nuestra rutina diaria que parece que no nos conocemos a nosotros mismos, fuera de la misma. Situaciones como este confinamiento obligatorio, o períodos de vacaciones o paro laboral hacen que se desvelen actitudes o reacciones que nos sorprenden, incluso nos molestan de nosotros mismos. ¡Y qué decir de los que están a nuestro alrededor! En TGC os proponemos que, en lugar de enfocarnos en nuestra relación con los demás, nos podamos centrar en la relación con nosotros mismos.

Los pasos son los mismos que para mejorar cualquier relación: observa tus reacciones, no te juzgues, pregúntate por qué has reaccionado de esta manera, cómo lo harás la próxima vez, de forma consciente…

Nos estaremos haciendo un autoanálisis que nos llevará al autoconocimiento y, con ello, podremos querernos más, estar más satisfechos con nuestra forma de ser, y tener mejores relaciones con los demás.

Un truco que explica Brian Tracy en su Seminario del Fénix es que, cuando estemos en una situación complicada de cualquier tipo, pensemos: «Yo soy responsable». Aunque no seamos los principales responsables de la situación, siempre podemos reaccionar de una u otra manera, sentirnos bien o sentirnos mal. Y cada uno es totalmente responsable de cómo se siente. Recordándonos que nosotros somos responsables de nuestra parte en cualquier situación, podremos ser conscientes de nuestros sentimientos y reacciones, y cambiar lo negativo por positivo de una forma automática en cada momento.

Aprovecha tu tiempo de forma eficaz

Y, de pronto, nos han quitado la mayor excusa para la mayoría de nosotros: ahora tenemos TIEMPO.

Tiempo para leer, para estudiar, para hacer ejercicio, para dedicarlo a la familia, para aprender a cocinar, para aprender sobre finanzas, salud, bienestar, tecnología…

El reto será organizarnos. Si estamos acostumbrados a que nos marquen un tiempo para todo, estar en casa sin un horario establecido puede llevarnos a desperdiciar nuestro valioso tiempo.

Nuestra recomendación: haz un planning de tu semana. Divide la semana en días y especifica qué vas a hacer cada día. No todo debe ser trabajo o aprendizaje, recuerda también hacerte cargo de divertirte!!

Para conseguir esto, una de las maneras más eficaces es ponernos metas, como veremos en la siguiente recomendación.

Establece Metas

¿Imaginas una carrera de coches sin una meta? Desde luego, la vida no es una carrera, y tampoco lo es este período de confinamiento. Pero si no definimos claramente qué queremos, con fechas concretas, es muy probable que nos embargue la sensación de haber perdido el tiempo.

Podemos establecer metas para todo: trabajo, familia, hogar, forma física, peso, estudios… Así como también podemos ponernos metas más generales que abarquen varios campos de nuestra vida.

¿Por qué no empezamos por pequeñas metas para las próximas horas, días o semanas?

Puedes hacer lo siguiente: Cada día, antes de hacer tu planning, escribe las metas para el día de hoy. 1 vez a la semana, escribe las metas semanales. Y 1 vez al mes, las metas mensuales.

¿Qué ocurre si no cumplimos las metas? Las metas no son elementos estáticos. Por eso, precisamente, recomendamos dividir las metas que son más a largo plazo en metas diarias, para ir cumpliendo cada día con pequeñas partes que nos llevarán a nuestro objetivo. Aún así, debemos ir actualizando nuestras metas mensuales o anuales para no generar frustración y sensación de derrota en caso de no cumplirlas. De esta forma, será mucho más probable que continuemos hasta conseguir nuestros objetivos.

Muéstrale al mundo tu misión

Todos los ejercicios de autoconocimiento, aprendizaje y establecimiento de metas te ayudarán para poder definir tu misión. Todos tenemos una gran misión, muchas veces guiada por pequeñas misiones a lo largo de nuestra experiencia vital.

Algo que tienen en común todas las misiones de cada uno de nosotros es que siempre tienen un componente de ayuda, soporte o mejora de la calidad de vida de la humanidad. Esto nos ayudará a distinguir nuestra misión de un objetivo más simple, como el hecho de comprarnos una casa o un coche. Estos son objetivos perfectamente válidos y que podemos marcarnos a través de nuestras metas, pero generalmente no es algo a lo que dedicaríamos nuestra vida, incluso de forma no lucrativa.

Conforme vayamos sabiendo qué queremos aportar al mundo, sólo tenemos que hacerlo llegar a quien tenga que escucharlo. Para ello, os propongo tres vías muy eficaces, que podréis hacer durante este período de confinamiento:

  1. Escríbelo. Escribe un blog, un libro, un ebook… (como por ejemplo el blog que escriben Ana y Any) Plasma en palabras escritas tus sentimientos, ilusiones y metas, que definan aquello a lo que quieres dedicar tu vida. De esta forma podrás llegar a personas que necesiten de lo que tú tienes, o que te puedan ayudar en tu camino de autoconocimiento y en tu misión.
  2. Grábalo en un vídeo. Desde un pequeño vídeo que introduzca quién eres y qué haces (elevator pitch o presentación en un ascensor), hasta un videoblog (como el nuestro en YouTube) donde cuentes cómo has llegado hasta aquí y cuales son tus próximos pasos.
  3. Comienza un podcast. Si prefieres la radio al vídeo, seguramente un podcast sea tu medio ideal (mira los podcast de Vida en Salud). Aquí, podrás sentirte como que conduces tu propio programa de radio en el que podrás exponer todos tus pensamientos, ideas y objetivos de forma libre, llegando a personas que no habías imaginado antes.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.